Cómo Responder ante una Ofensa

 

El era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo.

 

Al terminar la clase de fin de año, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:

 

“Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de ver su cara aburrida”.

 

El alumno estaba erguido, con semblante desafiante, en espera de otra respuesta airada de su profesor. Pero ante su asombro, el hombre le respondió:

 

“¿Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?”

 

“Por supuesto que no”, respondió el alumno algo sorprendido.

 

“Bueno”, -prosiguió el profesor-, “cuando alguien intenta ofenderme o decirme algo desagradable, está ofreciéndome algo”.

 

“En tu caso es una emoción de rabia y rencor que puedo decidir no aceptar. Si yo me siento ofendido o me pongo furioso estaré aceptando tu regalo, y yo prefiero regalarme mi serenidad”.

 

“Amigo”, -siguió el profesor-, “la vida nos da la oportunidad de amargarnos o de ser felices. Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que hay en tu corazón, pero de mi depende lo que yo cargo en el mío”.

 

Cada día, en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner dentro de ti, y lo que elijas lo tendrás hasta que decidas cambiarlo, porque es tan grande la libertad que nos da Dios que hasta tenemos la opción de amargarnos o de ser felices.

 

Proverbios 15:1  “La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira”.

 

¡¿Cuántas veces hemos aceptado la ofensa ajena y  hemos respondido en su mismo idioma?!

 

No olvides que eres TÚ quién decide aceptar o no la crítica destructiva, la ofensa y la burla.

 

Toma el dominio de tus emociones, NUNCA GUARDES AMARGURA en tu corazón contra otro y responde siempre con amor; que de tu corazón salga siempre agua dulce… como lo hizo nuestro Señor Cristo.

 

¡¡¡Que tengas un bendecido día!!!

About these ads
Esta entrada fue publicada en Palabras de Oro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s