Importancia de la Voluntad

 

Diez reglas de oro para educar la voluntad.

 

Importancia de la Voluntad

  1. La voluntad necesita un aprendizaje gradual que se consigue con la repetición de actos donde uno se vence, lucha y cae, y vuelve a empezar. Hay que adquirir hábitos positivos mediante la repetición de conductas.
  2. Para tener voluntad hay que empezar por negarse o vencerse en los gustos, los estímulos y las inclinaciones inmediatas (no dejarse llevar sólo por el “me apetece” o “no me apetece”). La voluntad libera y conduce hacia la realización del proyecto personal y de la felicidad. La felicidad no consiste en vivir cómodamente, sino en saber vivir.
  3. Cualquier aprendizaje, se adquiere con más facilidad a medida que la motivación es mayor. El que no sabe lo que quiere, el que no tiene la ilusión por alcanzar algo, dificilmente tendrá la voluntad preparada para la lucha.
  4. Tener unos objetivos claros, precisos, bien delimitados y estables. Querer es pretender algo concreto y renunciar a todo lo que distraiga y desvíe de los objetivos trazados.
  5. Toda educación de la voluntad tiene un fondo costoso, especialmente en sus comienzos. Al igual que ocurre en el alpinismo, los importante es dar pequeños pasos hacia arriba, ir ascendiendo en la montaña, no por grandes escaladas sino gracias a pequeños avances, al principio costosos y, después, ya más fáciles, una vez que se vislumbra el paisaje desde la cima.
  6. A medida que se tiene más voluntad, uno se gobierna mejor a sí mismo, no dejándose llevar por el estímulo inmediato. El gran reto del dominio personal conduce a que uno no hace lo que le apetece ni escoge lo más fácil, sino que se dirige hacia lo que es mejor (aquello que le ayuda a ser más persona).
  7. Una persona con voluntad alcanza las metas que se había propuesto con constancia. Los instrumentos de la voluntad son: el orden, la tenacidad, la disciplina, la alegría y la mirada puesta en el futuro, en la meta.
  8. Es importante llegar a una proporción entre los objetivos u los instrumentos que utilicemos para obtenerlos: pretender sacar lo mejor de uno mismo, aprovechando las aptitudes y teniendo presente las limitaciones.
  9. Una buena educación de la voluntad es un indicador de madurez de la personalidad.
  10. La educación de la voluntad no tiene fin: El hombre es una sinfonía incompleta, no perfecta pero perfeccionable.
Esta entrada fue publicada en Palabras de Oro. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s