Enséñalo a Compartir sus Cosas

 
*Berenice Cuevas
 
A través del juego se le
puede fomentar lo divertido que
es prestar sus juguetes
con otros niños
 
Family 062
 
El educar a los hijos no es una tarea fácil, y en función de la mismo, podemos condicionar su futuro de una forma clara. Los buenos modales son el complemento ideal a la educación desde la infancia, y cada edad tiene su intención educativa, aunque siempre debemos estar atentos al comportamiento que tienen los pequeños.
 
Teniendo en cuenta que uno de los parámetros que podemos dar para tratar de enseñarles a compartir sus cosas, es la paciencia, ya que las cosas no se aprenden en un sólo día. Los padres deben instruirles desde muy pequeños este tipo de conducta. Y enseñarles a compartir, debe formar parte de la educación que reciben.
 
Los dos primeros años, los niños aún no tienen sentido de la propiedad, no distinguen cuando algo les es propio o no, ya que todavía no entienden que puede ser de otro, y creen que todo les pertenece. Por ello, es importante que desde esta edad no se les obligue a compartir ni prestar sus juguetes, se le deberá de respetar sus sentimientos, sino de lo contrario, se podría convertir en un niño inseguro o más egoísta a la hora de compartir.
 
Alrededor de los tres años los niños son egocéntricos por naturaleza, piensan que todo lo que está a su alrededor es suyo, aquí entra el concepto de propiedad y por lo tanto les cuesta mucho más trabajo entender el significado de la palabra compartir.
 
Por lo que hay que enseñarles que ‘el compartir’ es parte del juego, pues a los tres años ellos juegan con otros niños y es cuando los padres empiezan a promover, que si comparten sus juguetes con otro niño podrán jugar juntos. Pero es sobre todo hasta los cinco años de edad, en que  les es muy importante tener amigos, y se dan cuenta que al compartir pueden tener más.
 
Los padres de familia deben enseñar a sus hijos las ventajas que tienen el compartir desde pequeños, y con esa finalidad se tienen varios consejos para lograr inducir a nuestros hijos este concepto:
 
CONSTANCIA
 
Nunca se termina de aprender, una de las mejores maneras de enseñar es dar un buen ejemplo. Si no quiere confundir a sus niños, no haga una cosa y diga otra. La rutina diaria es una buena escuela para ellos, pero deben ver que nosotros mismos hacemos lo que decimos.
 
FIEL REFLEJO
 
Nuestros hijos, en la mayor parte de los casos, son un fiel reflejo nuestro. De padres educados, suelen salir hijos bien educados. Lo que se ve en casa diario, es lo que aprenden los pequeños.
 
RESPETO
 
Debemos enseñarles respeto por el resto de las personas y hacia sus propias cosas, así sabrá tratar mejor a sus amigos, profesores, familiares, etc.
 
PACIENCIA
 
Y por último tenga paciencia. El elogio de que él se esforzo en compartir con otro los lleva al éxito de nuestra enseñanza. El resultado merece la pena.
 
Durante muchos años, sobre todo los primeros, su casa y el colegio serán las fuentes educativas del cómo compartir sus cosas y si se lleva a cabo correctamente será much más fácil para ellos.
Esta entrada fue publicada en Mami y Papi. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s